BLOG

Categorías

Gestión
Gestión de Costos
Otros
Procesos
Reducción de costos y gastos
Rentabilidad

Comprenda la importancia del capital de trabajo neto para su empresa

Mantener a una empresa en funcionamiento requiere de planificación. Debido a esto, los empresarios dedican mucho tiempo a desarrollar estudios que puedan ayudarlos con esta misión. Un ejemplo de esta búsqueda es comprender mejor el capital de trabajo neto.

No comprender su importancia real puede llevar a menudo a la empresa a su cierre. Esto suele estar relacionado con la falta de organización financiera.

Si no está seguro de lo que significa este concepto, no se preocupe. Este artículo le explicará qué es el capital circulante neto, cómo calcularlo, cómo prevenir su déficit y qué factores afectan a este recurso. ¿Vamos?

¿Qué es el capital de trabajo neto?

Una empresa no puede esperar a que todos sus clientes paguen sus deudas para continuar con sus operaciones, ¿verdad? Después de todo, lleva unos meses obtener ganancias de los inversores una vez que la empresa comienza a operar. Incluso entonces, tiene que soportar los costos. Durante este período, ¿qué mantiene funcionando a la empresa? La respuesta es: el capital de trabajo.

Con este recurso, es posible que un comerciante reponga su tienda después de haber vendido casi todo, incluso si sus clientes han pagado a plazos, por ejemplo.

Por lo tanto, el capital de trabajo está restringido a la cantidad necesaria para que la empresa opere. A su vez, el capital de trabajo neto tiene una función aún más específica. Su propósito es definir la cantidad que la empresa necesita para saldar sus deudas.

Representa los activos que tiene su empresa y que pueden convertirse en dinero en efectivo. Algunos ejemplos son:

  • saldos de cuentas bancarias;
  • cantidad en efectivo;
  • mercancías;
  • inversiones financieras;
  • cuentas por cobrar.

Como tal, es un estudio que tiende a revelar la capacidad de su empresa para continuar operando, pero también paga sus deudas.

¿Cómo calcular el capital de trabajo neto?

El primer paso es identificar los activos y pasivos actuales. El activo actual es un término contable que muestra todos los bienes que tiene una empresa, además de todo el capital que recibirá a corto plazo (hasta 12 meses). Esta información está en el balance de la compañía.

Con eso, encontramos la liquidez del negocio. Tenga en cuenta que cada elemento en los activos actuales tiene su propia liquidez.

El pasivo corriente es la parte del balance que incluye las deudas a corto plazo (12 meses). Suele referirse al pago de proveedores, impuestos, gastos financieros, etc.

Para conocer el monto del capital de trabajo actual, se debe hacer el siguiente cálculo: Capital de Trabajo Neto (NWC) = Activo Corriente (CA) – Pasivo Corriente (CL).

Si el resultado de este cálculo es negativo, podría significar que la empresa necesita el capital de un tercero, como un préstamo bancario, para pagar sus deudas.

¿Por qué es importante conocer el capital de trabajo neto?

El objetivo de una empresa es aportar rentabilidad financiera a los inversores. Es por eso que una empresa que no puede pagar las facturas necesarias para su operación difícilmente será vista como una buena inversión.

En muchos casos, existe una demanda del producto o servicio comercializado, pero debido a que los administradores no estudian los números de la compañía con atención, toman las decisiones financieras equivocadas.

Una empresa necesita capital de trabajo para operar, y un empresario debe conocer el valor del capital de trabajo neto para comprender la capacidad de endeudamiento de una empresa, ya que esto determinará la dirección de las inversiones, influirá en las negociaciones con los proveedores y revelará la liquidez de los activos de la compañía.

¿Cómo evitar el déficit de capital circulante neto?

No controlar el capital circulante neto puede suponer varios riesgos para la organización. Su tesorería puede llegar a ser negativa, lo que compromete el buen funcionamiento de la empresa. Por lo tanto, es importante prevenir el déficit de estos activos circulantes para garantizar un saldo positivo. Para ello, es sencillo. He aquí algunos consejos:

  • controlar a los morosos;
  • conocer el flujo de caja y el ciclo financiero de la empresa;
  • tener documentados todos los procesos;
  • crear una política de reducción de costes y gastos.

Por lo tanto, si no quiere pasar por problemas financieros, intente asegurar unas condiciones favorables para que a su empresa le quede suficiente dinero y, por lo tanto, tenga un capital circulante neto. Esto es esencial para satisfacer las necesidades de los clientes y seguir el ritmo de crecimiento del mercado.

¿Qué factores afectan al capital circulante neto?

Algunas situaciones afectan positiva y negativamente al capital circulante neto. Por lo tanto, es importante que se supervisen y controlen para garantizar la salud financiera de la organización. ¡Compruébelo!

Afectación positiva

Si el importe del capital circulante neto es positivo, la empresa dispondrá de efectivo para pagar el pasivo corriente a corto plazo. Algunos puntos que benefician a este proceso son

  • ganancias retenidas;
  • aumento de las ventas pagadas en efectivo;
  • reducción de los plazos de recepción;
  • aumento de las disponibilidades;
  • disminución de los impuestos por cobrar y del saldo de las cuentas por pagar;
  • ampliación de los plazos de pago.

Afectación negativa

Cuando el capital circulante neto es negativo, la organización no tendrá ciertamente suficientes fondos para pagar sus gastos financieros a corto plazo. Compruebe qué influye negativamente en este recurso:

  • agotamiento del efectivo;
  • crecimiento desigual del endeudamiento;
  • reducción de los plazos de pago;
  • aumento de los plazos ofrecidos.

Conociendo estos factores, preste atención a todos los puntos mencionados que influyen en el capital circulante neto. Sin embargo, tenga en cuenta que este activo circulante no es la cantidad de dinero que necesita la empresa para funcionar, sino el recurso que verifica si es capaz de financiarse a corto plazo.

Teniendo en cuenta esto, de poco servirá que una empresa tenga buenos productos, un marketing eficaz y un excelente equipo sin capital circulante. Así, sin la salud de este recurso, todos los demás esfuerzos de la empresa se verán comprometidos.

Un consejo para facilitar la gestión financiera y mantener estable el capital circulante neto es confiar en la tecnología. Hoy en día, existen varios programas informáticos de control financiero que ayudan en estos procesos, manejan un gran volumen de datos y ofrecen la integración de los sectores de la empresa.

Ahora que sabe qué es el capital circulante neto, su importancia, cómo prevenir su déficit y qué factores afectan a este recurso, asegúrese de aplicar una gestión financiera estratégica e invierta en herramientas tecnológicas. Esto le ayudará a aumentar su rentabilidad, a mantener un buen mantenimiento de los procesos y a controlar el flujo de caja de la empresa.

¿Le ha resultado útil este contenido? Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir más artículos sobre el mundo empresarial y mantenerse al día.