Independientemente de la industria en la que opere la empresa, ésta necesita cumplir con sus compromisos legales, cumplir con los plazos y mantener los libros al día. En este sentido, la contabilidad financiera es necesaria para mantener organizadas todas las cuentas, ya sean internas o externas.

Por lo tanto, el gestor debe organizarse para realizar los pagos y mantener el flujo de caja siempre positivo. Eso es lo que le vamos a mostrar en este post. Siga leyendo.

¿Qué es la contabilidad financiera?

La contabilidad financiera es una forma de utilizar los estados de una empresa como medio de información para agentes externos, como gobiernos, accionistas, inversores e instituciones financieras.

Así, cada agente externo utilizará la información según sus necesidades. También puede ser una forma de controlar la salud financiera de la empresa.

Al fin y al cabo, es necesario estar siempre atento para evitar posibles caídas en las ventas o prestar atención a las noticias que puedan afectar a las inversiones.

¿Cuál es el objetivo y la importancia de la contabilidad financiera?

El objetivo de la contabilidad financiera es mantener al día las obligaciones legales de una empresa, realizando una planificación adecuada dentro de la realidad económica de cada negocio.

Además, la iniciativa analiza los datos del pasado y del presente, con el fin de establecer una posición para la empresa.

Conociendo el estado de salud financiera, es posible presentar comparaciones, estipulando inversiones o reteniendo gastos, todo ello enfocado a la gestión.

¿Cómo debe hacerse?

El estado financiero se realiza mediante análisis en campos específicos, presentando una visión sistémica de la empresa. Para ello, nada mejor que contar con un software de gestión.

Hay afirmaciones que ayudan en los cálculos, presentando los resultados que guiarán la contabilidad. He aquí cuáles son.

Balance de situación (BS)

Se trata de un estado que muestra el patrimonio de la empresa.

Contiene todo lo que tiene la empresa, desde el equipamiento hasta los bienes inmuebles.

Así, el BS está formado por los activos, los derechos y las obligaciones que tiene la empresa, tanto si aumentan como si disminuyen. Con él, es posible medir la tesorería, la liquidez, el endeudamiento y la rentabilidad.

Cuenta de resultados (IS)

El IS presenta datos sobre las actividades operativas y no operativas de la empresa.

En la mayoría de los casos, se prepara una vez al año, centrándose siempre en el cumplimiento de los requisitos legales.

Pero también puede hacerse en un periodo más corto, principalmente a efectos de control interno. En esta declaración se consideran las entradas y salidas, así como los impuestos.

Estado de flujo de caja (CFS)

Este estado es muy similar al IS. Indica las transacciones financieras e incluye, además del flujo de caja, las inversiones financieras y las cuentas bancarias.

¿Por qué debería hacer contabilidad financiera?

En general, la contabilidad financiera es una actividad fundamental para mantener los pagos al día y disponer siempre de datos que ayuden a la toma de decisiones.

De este modo, la planificación y el control financiero se convierten en socios operativos cotidianos. Pero para que todo funcione bien, nada mejor que apoyarse en la tecnología.

La contabilidad financiera es esencial en cualquier empresa, y forma parte de la rutina de los directivos que siempre quieren evolucionar y mantener el presupuesto en negro.

¿Quiere saber más sobre la contabilidad? Entonces lea este post y aprenda sobre el punto de equilibrio contable.

Optimizar la gestión financiera de su empresa es el paso adecuado para competir en su sector. (más…)