Cada día se introducen varias informaciones en la base de datos de los hospitales, y los indicadores hospitalarios son una excelente forma de mejorar la gestión. Con ellos, es posible evaluar el rendimiento de los sectores y los equipos y disponer de una planificación presupuestaria y una ayuda para la toma de decisiones.

Con el objetivo de una gestión profesional, a lo largo de este post le mostraremos siete indicadores que deberían formar parte siempre de la rutina diaria de su hospital o clínica.

1. Tasa de ocupación

Como su nombre indica, este indicador traza el porcentaje de pacientes atendidos en función del número de camas disponibles. Para ello, es necesario tener en cuenta el tiempo de tratamiento de cada persona.

El índice de ocupación también tiene en cuenta las camas de postanestesia, de observación de enfermería y de preparto, además de las tradicionales.

Con el indicador, el gestor tiene conocimiento sobre el tipo de cama más utilizada, el grupo de edad, el género, el seguro médico más demandado; es decir, el presupuesto está siempre organizado.

2. Intervalo de rotación

Se calcula por el tiempo medio que un centro quirúrgico está desocupado, es decir, es el periodo de inactividad de una cama.

¿Cómo se calcula? Multiplique la duración media de la estancia por el porcentaje de vacantes, dividiendo el resultado por el porcentaje de ocupación.

Así, si el índice es alto, la lista de espera aumenta. De lo contrario, las finanzas pueden verse afectadas por las camas desocupadas.

3. Duración media de la estancia

Se calcula por la duración media de la estancia de los pacientes en un periodo determinado.

Con este indicador hospitalario, el gestor puede conocer el número de altas, traslados y fallecimientos, es decir, es esencial tanto para la rutina financiera como para la operativa.

4. Rentabilidad

El indicador de rentabilidad demuestra cuánto ha ganado el hospital en relación con las inversiones, presentando el conocido ROI.

En esta cuenta se incluyen los cuidados pagados por el seguro médico, de forma privada, la sanidad pública, los sectores, etc. Por lo tanto, cuanto mayor sea la productividad, mejor será el uso de los recursos.

5. Ingresos

Factor crucial en la gestión administrativa, los ingresos están vinculados a las cuentas por pagar y por cobrar, así como al análisis de la capacidad de eficiencia del hospital, siempre con el objetivo de ahorrar recursos.

El indicador de ingresos revela los mejores seguros de salud, siendo esencial para las posibles continuaciones o cancelaciones.

6. Satisfacción del paciente

Como la satisfacción del paciente es un indicador hospitalario que está en consonancia con la humanización de la asistencia, se obtiene mediante evaluaciones.

Con las tecnologías, se puede evaluar a través de tótems que tienen preguntas sobre la calidad de los servicios prestados y están abiertos a sugerencias y críticas.

Las preguntas sobre las posibles recomendaciones de la unidad también ayudan al cálculo, ya que las respuestas proporcionan una guía para la toma de decisiones.

7. Evaluación de la productividad de la clínica

Para conseguir este indicador, es necesario contar con la ayuda de un software de gestión, que mostrará los servicios que proporcionan mayor rendimiento económico, desde los procedimientos complejos hasta las cirugías y las citas.

De este modo, es posible ver qué áreas son más productivas, siendo un buen indicador para la inversión y la retención de los equipos.

Además de los indicadores hospitalarios mencionados, también existe la tasa de mortalidad, que traza el número de muertes en un periodo determinado, mostrando cuáles se produjeron en cirugías u otras situaciones.

Con el índice, es posible establecer acciones que reduzcan los índices. Por lo tanto, los indicadores hospitalarios son extremadamente importantes en la gestión y deben ponerse siempre en práctica.

¿Le ha gustado nuestro post? ¿Quiere estar al día de nuestras novedades? Síganos en las redes sociales. Estamos en Facebook, LinkedIn y Twitter.